Yo crecí en un lugar en donde los bosques son tropicales, húmedos y lluviosos, y seguro que cuando cantaba «juguemos en el bosque mientras el lobo no está» no podía comprender el tipo de poder al que hacía referencia la canción. Los lobos han estado en nuestro imaginario como un peligro del que debemos huir, un peligro que debemos cazar, para proteger a neustros corderos o porque incluso nos sentimos presa de ellos. La verdad es que, como humanos, hemos sido mas depredadores que cualquier otra especie en el planeta, incluyendo los lobos.

Este artículo es una historia sobre los lobos en Yellowstone, una historia sobre la muerte, la pasión, la supervivencia y el equilibrio.

La increíble historia de los Lobos de Yellowstone y cómo cambiaron todo en el parque

Este parque es un ecosistema inmenso de una belleza sin igual. Calderas humeantes por cualquier camino que tomas, valles, llanuras, praderas, bosques y montañas en donde  ardillas, zorros, coyotes, osos grizzly, venados, bisontes y lobos comparten un espacio de inigualable belleza.  Sí, leiste bien: lobos salvajes! Y cuando te animas con determinación a encontrarlos en el parque de madrugada, descubres que hay personas más apasionadas que tú por ellos.

Toda esta experiencia en Yellowstone fue excepcional en cualquier sentido pero particularmente porque tuvimos la suerte de encontrar lobos silvestres, una suerte que no cualquiera tiene y sobretodo en su primera visita, pero especialmente porque tuvimos la oportunidad de comprender el complejo sistema del parque y de lo importantes que son los lobos para el bienestar de todo el sistema.

Los ecosistemas no son más complejos de lo que pensamos, son más complejos de lo que somos capaces de pensar.
Ecólogo Frank Egler

El último lobo endémico de Yellowstone fue asesinado en 1925. Poco sabían los hombres acerca del impacto ambiental y el desastre que este asunto traería al parque. La desaparición del lobo en Yellowstone trajo un desequilibrio total en el ecosistema. Las especies de cuadrúpedos herbívoros como los bisontes, los alces, las cabras, crecieron sin control y al alimentarse de pasto fresco, secaron las praderas y erosionaron la tierra; muchos bosques murieron, muchos ríos se secaron y como resultado, muchas especies desaparecieron o tuvieron que irse del parque.

Afortunadamente un proyecto piloto se llevó a cabo entre 1995 y 1996, en el que reintrodujeron en el parque a 31 lobos salvajes de Canadá, sin saber cual sería el resultado.¿Huirían de regreso?¿Se matarían mutuamente? Nadie sabía. 

El proyecto no sólo reintrodujo satisfactoriamente al lobo, que se encontraba en la lista de los animales en vía de extinción en su momento, sino que con su presencia en el parque, los ecosistemas se regeneraron también. Los lobos se alimentan de venados, que se vieron obligados a cambiar de lugares para pastar para poder evitar a los depredadores, lo que permitió que la hierba de las praderas tuviera tiempo de crecer, las poblaciones de ciervos y bisontes se mantuvieron alejadas de muchos lugares ahora ocupados por las manadas de los lobos, de manera que los bosques retoñaron. Al haber más árboles, se frenó la erosión de los suelos, lo que re estableció las quebradas, los ríos del parque. Las poblaciones de osos aumentaron. Nuevamente los castores hicieron nidos en las orillas, lo que le dio profundidad a los ríos, creando habitats para nutrias y peces, alimento de diversas aves que regresaron al parque.

La reintroducción del lobo no sólo cambió el ecosistema de Yellowstone pero también cambió su geografía, cambiando el curso de los ríos, las praderas y los bosques, trayendo de vuelta el equilibrio al parque. Esta fue una de las lecciones más bellas que la naturaleza nos ha entregado: todo en la vida necesita un equilibrio. Es impresionante cómo un depredador que tenemos en nuestro imaginario como «eso que debemos matar» puede enseñarnos tanto.

Los lobos son complejos en sus organizaciones y estructuras sociales. Tuvimos la suerte de compartir un tiempo en el parque con los «loberos» (observadores de lobos que los siguen de cerca y conocen sus intrigantes historias). Aprendimos muchas sobre los lobos: ellos se organizan en manadas, y cuando se mueven, los abuelos del grupo van a la delantera, haciendo cara a cualquier peligro que les llegue de frente, mientras que el líder de la manada va atrás de todos, con esta estructura aseguran la protección de todos tanto al frente como atrás. Esta estructura de organización les permite trabajar en equipo cuando cazan, cuando se comunican y cuando defienden su territorio.

Los lobos son capaces de desarrollar relaciones cercanas y lazos profundos, los lobos son capaces de demostrar afecto por los miembros de su familia y podrían sacrificarse con tal de protegerlos. Sus complejos comportamientos han mostrado que pueden tener líderes carismáticos, déspotas, tiranos o sumisos, perezosos, nobles o incluso desordenados, lo que ha concluído en investigaciones profundas sobre el comportamiento de los lobos.

Cuando hablábamos con los «loberos» (los observadores de lobos) escuchamos historias de amor apasionado que podrían asemejarse a cualquier novela colombo-mexicana; romances, infidelidades y muerte, pero sobretodo la historia que cambió mi percepción sobre ellos y sobre lo mucho que necesitamos tener equilibrio.

Hoy, te puedes deleitar con historias apasionadas de más de cien individuos, y claro, disfrutar del parque como se supone que debe estar: en equilibrio, con lugar para todos. De pronto corres con suerte y te tropiezas con alguno atravesando algún valle o quizás te encuentras con un grupo de observadores de lobos que te contará el nuevo episodio de una serie en vivo, que comienza cada día al amanecer y termina con una de las diez manadas de lobos aullando en el ocaso.

Lo que es completamente cierto acerca de esta historia es que presa o predador, todos tenemos un rol fundamental en el círculo de la vida. Te invitamos a ver nuestro video sobre Yellowstone inspirado en esta historia:

Gracias por leernos. ¿Te gustaría escuchar a los lobos aullar? ¿Te gustaría vivir esta experiencia? Cuéntanos en los comentarios. Si te gustó este artículo, por favor, ayúdanos a compartirlo!

Para más información puedes visitar el sitio oficial de los parques nacionales. También te puede gustar leer lo que no te puedes perder de Yellowstone.

Compartir