Los mitos más comunes de migrar a Canadá

Todo comienza con un anhelo.  Anhelo por una vida mejor, por vivir en un lugar con mejores y mayores oportunidades, en donde el valor de la vida sea más alto que un reloj o dinero de un cajero, un anhelo porque los hijos crezcan seguros…  Grandes oportunidades, educación pública, un sistema de salud público, una nación multicultural con la mezcla de culturas como uno de los valores importantes para su gente y claro, una de las mejores calidades de vida del mundo. El anhelo se vuelve un sueño, como el sueño Europeo, Australiano, el Estado unidense, el sueño Canadiense cobra vida para ti. Pero luego, los mitos más comunes sobre migrar a Canadá también te hacen dudar. ¿Y el frío?¿Seré capáz de insertarme profesionalmente? ¿Necesitaré un representante de migración para completar mi proceso? ¿Debería migrar como estudiante porque es más fácil? Me obligarán a vivir en un pueblo lejano y solitario?

Estamos seguros de que tienes muchas preguntas y escribimos este artículo no como expertos, pues sólo expresamos opiniones personales, sino como extranjeros, como una pareja de jóvenes Colombianos que han sido migrantes en diferentes países, con diferentes estatus y que ahora en Canadá como residentes permanentes de pronto puedan responderte a muchas de ellas. Puedes leer la historia completa de nuestro proceso de migración para la Residencia Permanente en este enlace. 

5 myths of migrating to canada

Cualquiera sea tu razón para considerar Canadá como tu próximo país y migres aquí, de pronto con este artículo podamos ayudarte a que encuentres las respuestas a tus preguntas.

Mito 1: El frío. No se puede disfrutar de la vida por el clima

Tanto Mauro como yo venimos de tierras calentanas, somos colombianos y en nuestra ciudad hay verano todo el año (alrededor de 30 grados Centígrados todo el año), así que créeme cuando te digo que también teníamos miedo de enfrentarnos a ese “coco”. Cuando escuchas – 0 ya te parece imposible considerado que el congelador de tu nevera trabaja a esas temperaturas y no te imaginas dentro de un congelador.

Pues déjanos compartirte que llegamos en pleno invierno (24 de Enero) y contra todos los pronósticos, fue una delicia. ¿Hacía frío? Sí. Pero estando bien cubierto el frío no se siente. Bueno, hubo un día en el que los -28 grados sí que nos chuzaron la piel como agujas, pero por lo demás, fue delicioso disfrutar del clima frío y de la nieve.

Salimos a descubrir actividades nuevas: esquí de fondo, esquí con raquetas, fuimos a un bosque y jugamos a hacer angelitos en la nieve, salimos a las cabañas de azúcar, una actividad típica canadiense para el final del invierno en la que se prueba la miel natural de maple (la de los pancakes) con comida tradicional.

Además, si te sirve de consuelo, los edificios están muy bien acondicionados aquí en Canadá para el invierno, así que en los lugares cerrados, antes que frío, solíamos sentir calor, incluso mucho por la calefacción tan alta. De verdad, yo pasé más frío durante los inviernos en Francia o en el mismo Bogotá (porque no hay calefacción en las casas).

En resumen: nos encantó el frío y haber viajado en invierno fue genial porque ya sabemos que no es tan malo como lo pintan. Bastan un par de buenos zapatos, vestirte bien con buena ropa para invierno (y en capitas) y buena actitud para disfrutar de algo diferente y hacer cosas nuevas.

Mito 2: La inserción laboral: No todo es color de rosa

Este es un punto sensible. Ser inmigrante implica saber que no va a ser fácil. Ni aquí, ni en Cafarnaum, ni en la China. Ser inmigrante implica aprender a adaptarse, implica tener que hacer cosas que a uno no necesariamente le gusta, al menos mientras se ubica. Ser inmigrante estudiante por ejemplo, implica que no tienes los mismos derechos que los demás, e incluso en el caso en el que puedas trabajar, por tu condición, sueles ser explotado. Ser inmigrante con residencia es otro cuento, porque por lo menos tienes opción. Ahora, el reto está en lograr abrirse campo en un nuevo lugar, aprender nuevos códigos, nueva cultura, nuevo idioma, nuevas reglas, nuevas maneras. Es verdad, no es color de rosa. Pero, ¿lo es en tu país de origen?

¿Qué te motiva entonces a querer migrar? ¿No es acaso la posibilidad de tener una mejor calidad de vida, una mejor remuneración por tus habilidades y por tu trayectoria profesional?

Bueno, habrá que adaptarse a los cambios, hacer las diligencias pertinentes (homologaciones) prácticas, tramites, etc. Pero así como hay personas que han llegado como profesionales y se han quedado limpiando casas, hay otras que han llegado como profesionales o estudiantes y han logrado conseguir unos puestos buenísimos,  sacando adelante su vida profesional con éxito. Esto es tan relativo como la felicidad en los seres humanos. Así que no dejes que nadie te robe tu sueño con el chisme del vecino de la vecina que no lo logró. El éxito profesional y en la vida va a depender de ti y estará directamente conectado con tu motivación a migrar.

Mito 3. Es un proceso caro y se requiere representación de migración 

Este es una de las mitos más frecuentes cuando estás empezando con tu proceso y  nosotros mismos tuvimos el miedo de no lograrlo por nuestros propios medios. Hicimos una búsqueda exhaustiva en internet y después de leer muchos foros y blogs, y a pesar de llegar a la conclusión de que NO era necesario por recomendación de muchos en internet, decidimos contratar a una Agencia de Migración certificada porque no queríamos correr el riesgo y tampoco tener que preocuparnos de que los papeles quedaran bien diligenciados.

¡Que ERROR! A pesar de que era una empresa con amplia trayectoria, que llevaba años en el mercado, certificada y con muy buenas referencias… ¡Se declaró en quiebra! Y como decimos en mi tierra: esa platica se perdió. Y no solo la plata, se perdió el tiempo porque nunca entregaron nuestros documentos, así que después de un año de espera, nos enteramos de que no habíamos iniciado el proceso frente a migración. Así que quedamos en el aire silbando, aburridos y sin plata. Luego aplicamos por nuestra cuenta y lo conseguimos. No vas a recibir prioridad por hacer el proceso con representación. También, ten en cuenta que el proceso está altamente detallado en el sitio web y sólo tienes que seguir los pasos. Además, haciendolo por tu propia cuenta ahorrarás dinero.

Conclusión: NO se requiere ninguna representación de abogado ni agencia.

¿El proceso de migración es caro? Bueno, esto va a depender de con qué otro proceso lo comparas. La verdad, para considerar que te vuelves Residente permanente y que gozas de los mismos derechos que los mismos canadienses (excepto el derecho al voto), esos ,000 dólares (redondeado) a mi no se me hacen caro. Esto no es costoso comparandola con la residencia de los Estados Unidos que sí es mucho más costosa y sí es necesario pagar un abogado.

Mito 4: Es más fácil migrar como estudiante (y luego cambiar de estatus)

Cuando la ventana de migración se abrió de nuevo después de la primera vez que decidimos migrar y que perdimos el tiempo y el dinero con el proceso inicial, yo estaba tan determinada a migrar que comencé el proceso para migrar como estudiante. Sin embargo, a pesar de haber sido aceptada en una universidad de Montreal, al final decidimos no hacerlo. ¿Porqué? Estudié gratis mis dos Licencias Universitarias en Francia, con muy buena calidad educativa, pagando sólo por los gastos administrativos que al año eran como 0 dólares. Entonces, ¿por qué habría de pagar más de ,000 dólares al año por un diploma?

Además, el estatus de estudiante es diferente en cada país. En Francia por ejemplo es un estatus muy cómodo, que te permite trabajar legalmente medio tiempo, así que puede ser relativamente sencillo encontrar trabajo para ayudarte mientras estudias. En España tener la visa de estudios fue otra historia y lo hacen muy complicado. ¿Bueno y en Canadá? En Canadá el estatus de estudiante tampoco te permite trabajar, o es muy complicado y con condiciones sumamente específicas que hacen casi imposible tu posibilidad de trabajo -legalmente hablando- como estudiante. Claro, hay personas que logran ubicarse en la universidad como tutores, pero eso no es el caso de todo el mundo.

Así que considerando que los estudios son bastante costosos, que el costo de la vida también es alto y que encima no vas a poder trabajar, creo que migrar como estudiante, porque sea más fácil, se vuelve sólo un mito. El tema aquí es de dinero. Ahora bien, ¿qué ventajas puede tener este sistema si tu voluntad es quedarte? Que con un diploma de estudios canadiense sí es más fácil conseguir trabajo, y eso implica que será posible ese anhelado cambio de estatus una vez hayas terminado tu carrera. ¿Merece la pena el precio a pagar? Esta respuesta no la tengo yo.

5 myths of migrating to canada

Mito 5: El programa de migración me limitará la elección del lugar en donde quiero vivir (y terminaré solo en un pueblo lejano)

Canadá es el segundo país más grande del mundo. Con 9.984 millones de kilómetros cuadrados, una densidad de población de 4 personas por metro cuadrado y casi 37 millones de personas en todo ese territorio, eso quiere decir que Canadá tiene mucho lugar para ecibir gente nueva

Pero, además del hecho de ser un territorio vasto para ser compartirdo y que la transición demográfica muestra que Canadá necesita gente joven y vital para poblar el país, Canadá también necesita distribuir adecuadamente la población para promover el crecimiento en lugares en donde la gente, la vida y la prosperidad son requeridos. Pero todo lo anterior no significa que el programa de migración te vaya a limitar en dejarte escoger el lugar en el que quieres vivir. De hecho, Mauro y yo escogimos Montreal, a pesar de que muchas personas nos trajeron a la mesa este mito, y aquí estamos, escribiendote desde Montreal.

Ahora bien, dicho esto, debes considerar que escoger una ciudad grande en la que todos quieren estar, como Montreal, Toronto o Vancouve, de seguro te brindará más actividades para hacer, más diversión pero también más compentencia para encontrar un trabajo, y como hay tantas personas, el costo de la vida es más costoso.

 

 

 

 

En conclusión, los mitos más frecuentes para migrar a Canadá son sólo eso, mitos.

Es por esto que es tan importnate de que antes de avanzar con tus intenciones de migración te respondas tú mismo a algunas preguntas. Al final, para que todo el cambio y el proceso valgan la pena, debeshaber identificado con claridad tus motivaciones para migrar.

Nuestra experiencia hasta ahora ha sido muy positiva, pero como todo, es sumamente personal. Yo no puedo adivinar si la tuya también va a ser así. Quizás sea mejor que la nuestra, quizás no. Lo que importa es que te identifiques tu «para qué».

¿Eres feliz en tu país? ¿Disfrutas y amas la vida que tienes?¿Porqué habrías de renunciar a ella? ¿Te gustaría conocer otra cultura, vivir la aventura de vivir en otro país? ¿Estás dispuesto a hacer cosas que no te van a gustar? ¿Estás dispuesto a ser un extranjero? ¿Estás preparado para transformarte? Porque si hay algo seguro es que migrar te va a cambiar.

 

Después del invierno y de disfrutar de la magia de la nieve estamos recibiendo la primavera.  Nos fascina tener el privilegio de experimentar el cambio de clima. Hace bien ver el sol brillar en el cielo, hace bien cargar menos ropa, pero también es fascinante saber que vivir en estaciones es un privilegio que este país ofrece.

Ahora florecerá la ciudad, el verano llegará a calentarnos los corazones y el otoño tapizará en amarillos y rojos el paisaje. Las estaciones son una forma de conectarnos con los ciclos y los momentos de cambio internos también. Y esto también forma parte del sueño.

Por lo pronto te podemos decir que hemos amado nuestra nueva experiencia aquí. Y hemos escrito este artículo porque logramos nuestra meta migratoria. A veces, leer las historias de logros de otros nos permite identificarnos y aferrarnos a la esperanza de saber que nosotros también podemos lograr nuestras metas y sueños. Esto no aplica sólo para un proceso migratorio sino para cualquier sueño que uno tenga en la vida. Al final de cuentas, el sol brilla para todos, ¿verdad?

Esperamos que hayas disfrutado de este artículo, si te gustó ayúdanos a compartirlo. También te puede interesar leer el proceso migratorio de principio a fin en este enlace.

Gracias por leernos. Te dejamos con un video de nuestro canal en el que compartimos una reflexión sobre la conquista de los sueños con todo este proceso de migrar a Canadá.

Compartir